“Cantos desde los Altos de Huenao” es un pequeño y hermoso libro de la poetisa Olga Cárdenas. Olga habla, canta y grita…gime y llora, también ríe y denuncia desde Curaco de Vélez, su pueblo natal situado en la isla de Quinchao en Chiloé, en el que pertenece al Grupo Cultural “El Rodezno”. La obra tiene un prólogo del profesor Mario García Álvarez, conocido estudioso de la poesía y la obra literaria de raigambre chilota; y luego se desgranan los versos en tres capítulos encadenados que nos conducen grata y apaciblemente por el alma doliente de Olga. Ella atisba el neblinoso paisaje a través de los vidrios de su ventana. Afuera llueve y el agua fluye, brota y se derrama también sobre esa ventana que permite ver el paisaje deformado por la difracción de la luz al atravesar los goterones irregulares. Así, en el silencio de ese día gris, nublado y opaco cree ver a aquellos ancestros que ya no están, a sus ancestros Huilliches y también a los españoles que los avasallaron, los persiguieron, los mataron y hasta -a veces los exterminaron como pueblo ( léase Chonos, Kaweshkar, Selknam, Yámana…más al sur).

Ella escucha sus voces dolientes desde las “cortezas que tiñen las lanas que nos cubren” desde el ”interior del bosque de canelos y arrayanes”, desde los pajonales, desde las voces de las murtas y los cauchagües, desde las profundidades de la tierra, donde descansan -¿o se revuelcan?- los restos dolientes de sus ancestros nativos.

 

“Apoyo mi cabeza en la almohada del tiempo

Mientras afuera la lluvia Descuelga sus ojos

Y el habla transparente de los vidrios

 

Me repite

Como lo hiciera alguna vez mi madre:

“Aquí no viven indios

Ellos están en otra parte…”

 

Lo dice la abuela y lo repite su madre en un intento de negarse a si mismas, de ocultar el claro rostro Huilliche que aún no pueden borrar –aunque quisieran- en sus sonrisas, en los sonidos que emanan de sus labios, en sus miradas de ojos oscuros, en el grosor de sus pelos negros, en sus robustos cuerpos hechos para el trabajo rudo de campo y de lluvia, en la forma como toman los remos y singan sus chalanas…¿De dónde vino esa habilidad innata, sino de los Chonos?...¿De dónde esa facilidad para encontrar los huepos, y culeñes, las navajuelas y los piures, los erizos y los napes…cuando bajan las mujeres chilotas al pilquén de bajamar?...¿ De dónde los yoles y chaigües?...¿De dónde los paldes y los gualatos...sino de aquellos chonos, payos, cuncos, huilliches, calenques y cau-cau que nos han precedido sobre este fragmentado suelo?.

Olga llora cuando dice:

“Ví cómo aquellos enterraban sus cruces

en medio de mi tierra.

Vi campos, bosques

destruidos, con sangre nuestra

y desde entonces he sangrado hasta cansarme

Hemos visto centenas de opresores

cientos de años

y cientos de muertos”

 

Y no puede dejar de llorar sobre la matanza de sus hermanos, los naturales de la Isla de Quinchao e islas vecinas, que fueron exterminados por los españoles con ocasión de aquela revuelta de 1700 y tantos. Todos los cabecillas fueron exterminados de la forma más cruel y bárbara. Olga conversa con los pastos, los arrayanes y las verdes lomas que rodean su puebla y reflexiona sobre el modo en que el asesino de sus ancestros va tambièn en su sangre, cuando los españoles tomaron posesión de las mujeres de los vencidos y nutrieron a las islas del archipiélago de florido mestizaje:

“y esos altos llenos de verdor

Y estos maquis y radales

Pero va tu asesino conmigo

Está en mi piel

Y en mis ojos y en mis sueños

Está en el pie que te persiguió

Y en mi descendencia

Y convive conmigo

En el río de mi sangre”

 

…”Y casi invisibles frente al monstruo

Que les invadiera sus fogones y sus vientres”…

“el grito dispuesto en las gargantas

Para cantar la melodía de la muerte

Junquillos y ñapos transformándose en utensilios

Para las casas de los ricos”

 

Olga recuerda el Decreto del rey de España, cuando ordenó que en nuestras islas y territorios no se hablara el Veliche, la lengua de los naturales del archipiélago, en un estúpido intento de exterminar también la expresión oral de esta cultura, de nuestra cultura chilota, y prohibió cualquier otra lengua que no fuera la Castellana y así nos fuimos apagando: ¿Cómo decir amor en otro idioma? ¿Cómo decir Tierra en una lengua incomprensible? ¿Cómo darle al “palde” o al “gualato” otro nombre que nunca ha tenido? ¿Cómo llamar de otro modo al viento, y a la lluvia y a la escarcha de cada mañana…¿Cómo?

“Aprendí a decir madre en español

Y luego en inglés

Nadie me enseño el idioma de mis abuelos

Porque a mis abuelos les obligaron a olvidarlo.

 

Aprendí amar en español y en inglés

Tampoco nadie me enseñó a amar

En el amor de mis abuelos”

 

Digo Madre Tierra, mapa ñuke

Aunque nadie me enseñó tu nombre

Pues estás en el río de sangre que me recorre”.

 

Y casi al final del libro nos lanza a la cara este reclamo al engañoso concepto de “Desarrollo” que tiene a todo el pueblo sumido bajo la mentira de un futuro mejor, mentira que –como todas las mentiras—“es más falsa que Judas”. Olga dice:

“Mi grito revienta en medio de la lluvia

Y estrenan sus carreras los granizos.

Aquí sopla el viento Norte

Que viene desde la playa.

Con su olor pestilente por el alcantarillado

La prueba de nuestro desarrollo”.

Dejenos sus comentarios

Dejenos sus comentarios

0 / 300 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 300 caracteres
  • No se han encontrado comentarios

Nuestra Ubicación

Centro Médico Regional, Janequeo 225, Concepción.

Fono 994147519

Horarios:
Lunes a Viernes de 09:00 a 21:00 hrs.
Sábados de 09:00 a 12:00 hrs.

¡BIENVENIDOS!

Contáctenos

Visitantes

745566
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Este mes
Ultimo mes
Todos
120
455
1873
308211
9882
14946
745566

Su IP: 54.225.26.154
22-09-2017 05:21