Celebración 100 años
Pablo Neruda le había escrito ya tres cartas. En una de ellas le decía que "para tener una buena imagen de la verdad de la pobreza en Chile, debería viajar a la Isla de Chiloé". En otra de sus cartas -escrita en un inglés bastante elemental- le decía que "era una isla situada muy al sur, donde había frio y abundante lluvia, de modo que no se olvidara de llevar un paraguas negro”. También le sugería que visitara un pequeño pueblito llamado Quemchi, donde la modernidad no había llegado aún y era posible captar la realidad pura y prístina del hombre en su más incontaminada esencia. La sugerencia de Quemchi era sin duda influencia de Coloane, quien era muy amigo de Neruda y había nacido en Huite, un lugarejo de “sólo una casa” situado en uno de los más oscuros márgenes del Estero de Tubildad, “a media jornada a lomo de caballo de Quemchi, transitando por la playa a buen tranco en marea baja”. La última de las cartas contenía el nombre y la dirección de Luisa Chijani, una vecina de Ancud, amiga de Neruda, a la cual le solicitaba que prestara la mayor colaboración para el “gringo” que quería fotografiar “la verdad de la pobreza en Chile”. Las cartas, fechadas en los años 1966 y 1967, estaban dirigidas a Milton Rogovin, un fotógrafo norteamericano especializado en captar la verdad de “los eternos olvidados” y cuyas fotografías ya comenzaban a aparecer en las portadas de los libros y revistas más influyentes de todo el mundo, hasta llegar a ser considerado uno de los más importantes fotógrafos documentales de los Estados Unidos.

Nada Queda Atrás

Pablo Neruda le había escrito ya tres cartas. En una de ellas le decía que "para tener una buena imagen de la verdad de la pobreza en Chile, debería viajar a la Isla de Chiloé". En otra de sus cartas -escrita en un inglés bastante elemental- le decía que "era una isla situada muy al sur, donde había frio y abundante lluvia, de modo que no se olvidara de llevar un paraguas negro”. También le sugería que visitara un pequeño pueblito llamado Quemchi, donde la modernidad no había llegado aún y era posible captar la realidad pura y prístina del hombre en su más incontaminada esencia. La sugerencia de Quemchi era sin duda influencia de Coloane, quien era muy amigo de Neruda y había nacido en Huite, un lugarejo de “sólo una casa” situado en uno de los más oscuros márgenes del Estero de Tubildad, “a media jornada a lomo de caballo de Quemchi, transitando por la playa a buen tranco en marea baja”. La última de las cartas contenía el nombre y la dirección de Luisa Chijani, una vecina de Ancud, amiga de Neruda, a la cual le solicitaba que prestara la mayor colaboración para el “gringo” que quería fotografiar “la verdad de la pobreza en Chile”. Las cartas, fechadas en los años 1966 y 1967, estaban dirigidas a Milton Rogovin, un fotógrafo norteamericano especializado en captar la verdad de “los eternos olvidados” y cuyas fotografías ya comenzaban a aparecer en las portadas de los libros y revistas más influyentes de todo el mundo, hasta llegar a ser considerado uno de los más importantes fotógrafos documentales de los Estados Unidos.

 

 

Las Puntas del Agua

 José Teiguel es la nueva revelación de la narrativa chilota, o tal vez del sur de Chile. Su estilo –dinámico, rico en vocablos, envolvente- atrapa al lector desde las primeras líneas. Subyuga por la fuerza de su expresión escrita, por la potencia de sus historias, por el realismo estremecedor de las mismas, basadas –al parecer- en hechos verídicos vividos o escuchados por el autor desde pequeño. Nació en Castro el año del gran terremoto (1960) y vivió en una pequeña localidad rural de Chiloé –Nercón- desde la cual siempre tuvo a la vista el apacible relámpago del mar y allí escribió su primer cuento sobre la copa de un árbol de manzana que crecía en el huerto, oculto a la mirada de su familia, cuyos integrantes eran todos ajenísimos a la lectura, tan ajenos que un mal día hicieron una pira con el tesoro más grande del niño: las revistas de historietas que había logrado conseguir jugando al clavo y a través del ejercicio no siempre santo del trueque, después que descubrieran que el infante ¡leía historietas!

Nuestra Ubicación

O'HIGGINS 1448, Concepción.

Fonos 412238915 - 994147519

Horarios:
Lu-Vi 09:00 a 21:00 hrs.
Sábados: 09:00 a 12:00 hrs.

¡BIENVENIDOS!

contacto@editorialokeldan.cl

Visitantes

850791
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Este mes
Ultimo mes
Todos
66
96
162
416938
3770
7269
850791

Su IP: 107.23.37.199
23-07-2019 13:13

Please publish modules in offcanvas position.