“La proeza de la sencillez y la amistad” podría ser un posible título de este artículo. “Desclasificaciones de Medardo Urbina Burgos”, podría ser otra de las opciones. Proeza de la sencillez y desclasificaciones; es decir, este doble movimiento que se presenta a lo largo del libro DESERTORES: la proeza de la bondad a la que nos tiene acostumbrados el autor, y la desclasificación de noticias y archivos secretos que tienen más de un cuarto de siglo, en los apuntes y en la memoria de Medardo.

Desde ambos paradigmas (que no excluyen en absoluto a otras posibles lecturas, a no dudarlo, más enjundiosas que la que presenta el texto actual) Medardo Urbina Burgos se afana en la tarea de convocar el tiempo pasado (tarea nada de fácil) a través del exigente ejercicio de reordenar materiales históricos, científicos, gráficos, emocionales, los que no sólo dependen de la lógica de la memoria sino de la certeza con la cual se estructuran dentro de una zona tan sinuosa como es un texto literario no ficticio.

Creo que era Jorge Luis Borges el que afirmó que de los diversos instrumentos creados por el hombre, sin lugar a dudas el más asombroso era el libro. Los demás eran solamente extensiones de su cuerpo, mientras el libro era la verdadera extensión de su memoria y su imaginación.

Y si bien es extraordinario lo que dijo el escritor argentino respecto del libro, es más extraordinario que algunos locos crean en ello, y además, en un verdadero atentado contra el aburrimiento, la comodidad y la ignorancia, lo lleven a la práctica, de tal manera que el libro, sobreviviente épico en una sociedad que opta por lo visual y otras yerbas, durante algunos días se convierte en el protagonista y comunicador principal de la ciudad, a pesar de los pesares. Como para pensar que aún es posible “doblarle el cuello al jote”, como diría Nelson Antonio Torres.

En Castro, Chiloé desde el martes 16 hasta el sábado 20 de noviembre se reunieron libreros de editoriales y librerías locales y nacionales. Desde “Le Monde Diplomatique”, con sus libelos centrados en la actualidad política y sociológica del mundo, hasta “Animita Cartonera”, una réplica feliz de un proyecto social y literario, de los cartoneros argentinos. Tampoco faltó a la cita “Furia del libro” que aglutina a una serie de editoriales independientes (Cuneta, Multitudes), “El Bazar del libro”, “Ril”, “Zig zag”, “Ocholibros”, “Gnechen”, “Anay Libros”, “Libro Sur”, “Gran Pez”, “Autores Chilotes”.

Este verano llevé a Chopin a veranear a Chiloé. Estuvo en silencio un poco más de mil kilómetros desde la partida hasta que embarqué mi auto en el trasbordador en Pargua. Recobró vida cuando escuchó a un joven exclamar:”Puchas que es linda mi tierra”.

Entendí que Chopin no podía con su infinita sensibilidad permanecer indiferente a esa voz enronquecida por la emoción y por esa mirada ansiosa que parecía querer atrapar el paisaje para no dejarlo ir jamás. Once años de ausencia, me confidenció. No sé qué le respondí, pero comprendí sus sentimientos.

Chopin pareció entender mejor que yo y no paró de interpretar su música mientras yo acortaba distancias entre Chacao y Castro. Sentí que comenzó a enmudecer a medida que el entorno adquiría una fuerza especial transmitida por los poderosos coihues y los álamos distantes semejando faros de tierra, advirtiendo que alrededor de ellos hay familia en torno del fogón, siempre encendido, cobijando la nostalgia pero también los sueños.

Nuestra Ubicación

O'HIGGINS 1448, Concepción.

Fonos 412238915 - 994147519

Horarios:
Lu-Vi 09:00 a 21:00 hrs.
Sábados: 09:00 a 12:00 hrs.

¡BIENVENIDOS!

contacto@editorialokeldan.cl

Visitantes

905601
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Este mes
Ultimo mes
Todos
253
183
618
470741
1936
7597
905601

Su IP: 3.235.30.155
08-04-2020 21:25

Please publish modules in offcanvas position.