GERAK MILLALONCO
UNA LECCIÓN DE HUMANIDAD

(Lectura de Presentación del libro LELBUN EN LA MEMORIA”, el día 21 de Agosto en Lelbun, Chiloé *)

“LELBUN en la memoria” se titula el libro. Su autor, el joven estudiante de Derecho de la Universidad Católica, tiene tan sólo tiene 20 años. Es un hijo de ese lugar, de esas playas, de esas pampas verdes, de esos montes, de aquellas aguas del mar interior de Chiloé, donde viven familias nativas de la etnia Huilliche. Gerak es uno de sus hijos. Gerak –nombre de origen chono que significa “Lucero”- describe en este libro, a su comunidad, a las personas que la forman, a quienes han abierto sus guardados conocimientos sobre el origen del lugar, del villorrio. El describe interesantemente, con un lenguaje sencillo y claro, - a veces poético-, la extraña forma en que se comenzó a formar el pueblo y a independizarse de Agoní, su comunidad vecina. Nos habla de aquella vez en que “los Lelbun” fueron a sepultar a uno de sus difuntos, al cementerio de Agoní, en ese tiempo el único camposanto más cercano. Gerak nos dice lo que los antiguos a su vez le han contado. Nos dice que cuando llevaron a sepultar a ese hombre de Lelbun, caminando el cortejo por la playa, durante la marea baja, se encontraron con que a la entrada del pueblo había un grupo de personas dirigentes de Agonì, que les dijeron: “¡ Llévense su muerto a otra parte, en este cementerio ya no quedan espacios para los habitantes de Lelbun!” … y los atribulados familiares y amigos tuvieron que volverse, cargando nuevamente el féretro sobre sus hombros, desandando la fatigosa caminata por la playa hasta regresar a Lelbun. Heridos en su más dolorosa intimidad, heridos en su dignidad como hombres, desautorizados para ingresar a sus muertos al cementerio, como seres cristianos… por el solo hecho de ser de apellidos nativos, de apellidos Huilliches.

Medardo Urbina Burgos 
Una pasión por la libertad

Como “El hombre del San Pedro” llamé, alguna vez, a Medardo Urbina Burgos (1). No fue porque ignorara su nombre sino que los vivientes de allí, el extremo sur de la Isla Grande –Yatac, Isla de San Pedro, Fiordo de Huandad...–, no entendían el tiempo desde un calendario, sino desde el “antes” o el “después” de cuando “un hombre” subió a la cima del cerro San Pedro. Uno decía: “fue después que vino ese hombre”. Otro: “Antes de aquel hombre, esa montaña era un puro misterio”. Y el hombre ese, el que dividía el tiempo, era Medardo (2).

No fue raro tal encuentro con el autor. Casi es el modo natural de encontrarse con él, desde la revelación de un tiempo y de lugares cuasi míticos que, en Chiloé, Urbina reinaugura a punta de excursiones y búsquedas que ya no son “útiles” ni comunes a un isleño ni a nadie.

Se otorgó a
Don TOMÁS CEKALOVIC KUSCHEVICH.

         

En una emotiva ceremonia solemne realizada en la Sala Principal del Club Croata de Punta Arenas, el día 04 de Diciembre 2010, se hizo entrega de la hermosa “MEDALLA AL MERITO CIENTÍFICO”, al conocido naturalista y entomólogo Sr. TOMÁS CEKALOVIC KUSCHEVICH, como expresión de reconocimiento a la brillante trayectoria del galardonado en el ámbito de las Ciencias Naturales. El premio –otorgado anualmente a una personalidad distinguida por la Colectividad Croata de Magallanes- fue entregado en esta ocasión por la Presidenta del Club Croata de Punta Arenas, Sra. Margarita Mihovilovic.

Nuestra Ubicación

O'HIGGINS 1448, Concepción.

Fonos 412238915 - 994147519

Horarios:
Lu-Vi 09:00 a 21:00 hrs.
Sábados: 09:00 a 12:00 hrs.

¡BIENVENIDOS!

contacto@editorialokeldan.cl

Visitantes

860340
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Este mes
Ultimo mes
Todos
146
114
525
425909
3430
4905
860340

Su IP: 18.206.16.123
19-09-2019 09:09

Please publish modules in offcanvas position.